La Confederación Comarcal de Organizaciones Empresariales de Lorca, CECLOR, siempre ha considerado irrenunciable el soterramiento del AVE a su paso por Lorca. Así se ha venido pronunciando durante años, sin ir más lejos en el informe publicado a principio de agosto en el que lamentaba que un año más se siguiera sin calendario de llegada de la Alta Velocidad a la ciudad y su continuación hacia Andalucía.

En dicho informe se manifestaba que, una vez concretada la fecha de llegada del AVE a la ciudad de Murcia, había que dar solución a Lorca y al problema más importante del trazado de la línea: la integración ferroviaria y el irrenunciable soterramiento que no podía seguir siendo una cuestión sine die. Se demandaba un compromiso real y cuantificable del Gobierno Central con Lorca y que se retomara la Plataforma de Soterramiento del Ferrocarril que se constituyó por los grupos políticos, sindicatos, Cámara y CECLOR en febrero de 2014.

Por tanto, la Confederación Comarcal de Organizaciones Empresariales de Lorca espera que la confirmación del Administrador de Infraestructuras ferroviarias al Alcalde de Lorca, Fulgencio Gil, del soterramiento del AVE a su paso por la ciudad suponga el inicio de la solución definitiva.

CECLOR valora positivamente que se empiece a afrontar con concreción este tema que los empresarios consideran estratégico y que el Alcalde reúna próximamente a la Plataforma del Soterramiento, tal y como había solicitado.

La Confederación muestra su confianza en que la confirmación de ADIF suponga el inicio de la solución a la integración ferroviaria de Lorca, pendiente durante demasiado tiempo, eliminando la barrera que supone que las vías del tren atraviesen la ciudad y consiguiendo la transformación urbanística definitiva de Lorca.

CECLOR vuelve a insistir en que hay que abordar todos los detalles de esta infraestructura tanto tiempo demandada para que no se produzcan más demoras;  Lorca es pieza clave al ser paso entre la Región de Murcia y de Andalucía. Retrasar la llegada del AVE a Lorca y su soterramiento supone retrasarlo en el resto del trazado.